El bebé tiene la oportunidad de recibir una Estimulación Musical Temprana en compañía de sus padres.

La música favorece el desarrollo integral del niño, la socialización, la creatividad, desarrolla la imaginación, la atención, la coordinación, el sentido rítmico y aumenta su capacidad de aprendizaje.

Las clases están planteadas para que tanto bebés como adultos disfruten de los momentos de bienestar que ofrece la música, creando una atmósfera de confianza, protección y seguridad que ayudan al niño a tolerar y construir relaciones, a descubrir la música y disfrutar de la experiencia.

CONTENIDOS:

  • La sensorialidad auditiva.
  • La exteriorización del sentido rítmico: movimiento, danza y esquema corporal.
  • La expresión vocal cantada y hablada: canciones, rimas y cuentos musicales.
  • La sensibilización sonora: audiciones musicales.
  • El espacio próximo.
  • El cuerpo y los objetos como instrumentos sonoros.
  • La comunicación niño/adulto, niño/niño.
  • Masaje y relajación.

 

Te puede interesar:

¿Cómo desarrollamos el oído musical?
Los beneficios de la educación musical en la infancia