Con esta edad, el niño desarrolla las capacidades auditivas y rítmicas: se adquiere conciencia de la escala, memoria de las notas, desarrollo del oído relativo, y un mayor desarrollo de las facultades creativas y expresivas.

Es el momento de tomar un primer contacto con el Lenguaje Musical, adquiriendo nociones sobre lectura de notas, teoría musical, signos musicales y su escritura.

El piano y la guitarra serán los instrumentos con los que interprete sus primeras partituras, tocando al final de curso en un concierto público sus primeras melodías con ambas manos.

Contenidos:

  • Desarrolla la musicalidad a través de canciones y cánones populares, considerando la expresión, respiración, fraseo y dinámica.
  • Aprende a reconocer y reproducir intervalos sencillos tonales, frases melódicas y primeros dictados.
  • Mejora la capacidad rítmica y métrica aprendiendo a marcar el tempo y las subdivisiones, inicio de polirritmias.
  • Aprende ejercicios y piezas sencillas con el piano y la guitarra, tocando de memoria y leyendo la partitura.
  • Profundiza en el conocimiento de los instrumentos orquestales y los grandes compositores mediante la audición de obras clásicas.
  • Toma un primer contacto con el Lenguaje Musical, aprendiendo a leer notas en clave de sol y clave de fa, los principales signos musicales y las primeras caligrafías musicales.

 

Te puede interesar:

¿Cómo desarrollamos el oído musical?
Beneficios de la educación musical en la infancia